Limpiar los cristales es una de esas tareas que aunque pueda parecer sencilla, tiene sus trucos para que queden perfectos. Casi todo el mundo quisiera que en su casa pareciese que las ventanas no tienen cristal, de lo transparentes y brillantes que están. Pero para conseguirlo, hace falta maña y aplicar algunos consejos de los expertos en limpieza industrial.

Los problemas que están detrás de la incorrecta limpieza de cristales

Generalmente, algunos de los trucos que se repiten y que poco tienen que ver con la limpieza profesional, generan dudas a los que los ponen en práctica y causan algunos de los errores más frecuentes al limpiar tus ventanas. Los que siguen suelen ser los ejemplos más comunes:

  • Papel de periódico. Puede que su uso no sea del todo incorrecto para secar los cristales. Sin embargo, los paños de microfibra tienen un mayor poder de absorción y permiten llegar a todos los rincones. Por ello son más recomendables.
  • Las ventanas también importan. Limpiar los cristales implica limpiar los bordes de las ventanas también. Y si no colocas a estos últimos en primer lugar, lo más probable es que te encuentres con que la limpieza no es del todo efectiva. Cambia el orden y empieza a notar la diferencia.
  • Elegir el mejor día para limpiar los cristales. Es probable que sepas que no es una buena idea limpiar los cristales los días de lluvia. Pero ¿has probado alguna vez a hacerlo a pleno sol? No quedarán bien porque el mismo hará que el producto se seque antes de hacer el trabajo. Así que mejor elige primera o última hora del día durante una jornada sin lluvia.

En Limpiezas Abando ponemos a tu disposición un equipo profesional que puede ayudarte con las tareas de limpieza del hogar o de tu negocio. Si lo prefieres, podemos hacerlo todo por ti, o centrarnos en aquellas tareas que se te resisten. Tú decides. Solicítanos presupuesto sin ningún tipo de compromiso.